Bogotá, Colombia • Sábado, 22 de julio de 2017
¿De chocolate o de chocolate?|Aceptar los halagos|El mandato personal

¿Un helado de chocolate o un helado de chocolate?Aprender a aceptar para aprovechar plenamente de la vida

Siempre me ha fascinado ver como ciertas personas son capaces de aceptar lo que la vida les da, de hacer lo mejor con lo que tienen mientras el común de los mortales vive en el resentimiento de lo que hubiera debido suceder pero nunca sucedió, lo que hubieran merecido pero nunca recibieron, lo que habrían hecho si hubieran tenido la oportunidad. ¿Comportamiento innato? Lo pensé durante mucho tiempo hasta que participé a un curso de desarrollo personal que me hizo cambiar de opinión.

Un ejercicio particularmante impactante

En lo que iba a revelarse un ejercicio particularmente impactante para mí, el "gurú" del curso se plantó frente a un participante y extendiendo sus brazos hacia él como si tuviera un cono de helado en cada una de sus manos le preguntó: "Qué prefiere: ¿un helado de chocolate o un helado de chocolate?" El participante se quedó un momento sin palabras y finalmente contestó "¡Pues es que no me da ninguna opción!"

Sin hacer ningún comentario el gurú se desplazó a su izquierda y se plantó frente a otro participante haciendo el mismo gesto: "Qué prefiere: ¿un helado de chocolate o un helado de chocolate?" El secundo participante pareció tan desestabilizado como el primero: "No entiendo la pregunta. No sé qué contestar: ¡las dos opciones son iguales!".

Con una sonrisa y todavía sin comentar nada el gurú se plantó frente a un tercer participante "Qué prefiere: ¿un helado de chocolate o un helado de chocolate?" En este momento ya todos sabíamos que no entendíamos lo que el gurú quería escuchar. Todos nos dábamos cuenta de lo patético de la situación, de lo inadecuado de las respuestas pero ninguno de nosotros podía imaginar otra respuesta. ¡La pregunta simplemente no tenía sentido para nosotros!

Al final, el gurú se acercó a uno de sus asistentes y de la misma manera que lo había hecho con los participantes le preguntó: "Qué prefiere: ¿un helado de chocolate o un helado de chocolate?" Muy sencillamente, el asistente hizo como si tomara uno de los conos mientras decía con energía: "¡Chocolate! Muchas gracias."

Recuerdo que para mí el impacto fue inmediato. Era curioso ver cómo, por la pregunta que enfatizaba la falta de opciones, habíamos dejado pasar la oportunidad de comernos un helado (aunque virtual). La respuesta que se nos había escapado, ahora me parecía evidente: cuando la vida le ofrece algo, acéptelo como si lo hubiera elegido. ¡No importa que no tuviera otra opción!

Con el tiempo me di cuenta de que esta propuesta de actitud tiene un gran potencial: crea oportunidades en lugar de frustraciones, nos permite actuar y avanzar en lugar de sufrir y quedarse bloqueado.

¿Cuántas veces se ha visto un mal convertirse en un bien? ¿Un despido transformarse en una oportunidad para encontrar un mejor trabajo? Pero generalmente esto solo es posible a condición de haber aceptado y afrontado el cambio con una actitud decidida. Claro que es más fácil aceptar un despido que una enfermedad crónica o la desaparición de un ser querido pero en todo caso cuando no tenemos opciones, la negación, la rebelión, la desesperación no sirven para nada: al contrario nos impiden avanzar y pasar a otra etapa. Por haber trabajado con niños enfermos de leucemia, sé por ejemplo cómo es importante para ellos aceptar la enfermedad para poder pasar a la etapa siguiente, es decir concentrar sus energías en la curación.

Hoy estoy convencido que la aceptación está al alcance de todos y no reservada a unos privilegiados de la vida. Además me parece clave para tener una vida feliz y una muerte serena. Sigue fascinándome: me acuerdo como si fuera ayer de una conversación durante la cual un adolescente enfermo de leucemia en fase terminal me aseguró que no cambiaría su vida de sufrimiento, lucha y aislamiento por nada del mundo. Aunque corta, había sido su vida. Aunque tortuoso, había sido su camino. Aunque perdida, había sido su lucha. Sin ningún pesar.

Un artículo de Gilles Cavin

Comentarios (5)

Agregar comentario

Por 67gjjv      04-Aug-10 3:33PM

Es importante distinguir entre lo que se puede aceptar y lo que se debe aceptar….

En la vida del sel humano hay cosas que puede aceptar y otras que debe aceptar…. La leucemia del adolescente, por ejemplo, es algo que aun cuando no lo desee, la debe aceptar. En una relaciòn nunca debes aceptar un “no” de la persona que amas…. . lucha por ella siempre…. No hay peor lucha que la que no se hace.

Por samirto      09-Jul-10 11:20AM

La vida sin tropiezos, no es vida, solo basta con detenernos a pensar cuan afortunados somos al tener la capacidad de decidir la mejor opcion para la solucion a un suceso repentino, que bien, nos hara mas fuertes en sentimiento y razon.

Por dianamg2      26-Oct-09 4:41PM

Es como el dicho que siempre me anima cuando las cosas no estan a mi favor: si la vida te dà limones aprende a hacer limonada, es esencial aceptar todo lo que nos llega bueno o malo, y transformarlas en un aprendizaje y una experiencia hermosa para nuestras vidas que cambian constantemente.

Por madacris      10-Aug-09 3:59PM

Solo queda por decir que definitivamente aceptar es la mejor forma de gozar lo que no puedes cambiar.

Por any      07-May-09 9:16PM

Me gusta la visión de hallar en el camino, los caminos los problemas que encontramos a lo largo de la vida una oportunidad, realmente es sano, porque nuestra imaginación y nuestros deseos son infinitos, pero para hacerlos posibles debemos actuar sobre lo que el mundo nos ofrece, esa es la herramienta para iniciar o construir cada paso en nuestro diario vivir.

Anterior  1  Próximo

Compartir en Facebook, Google Bookmarks, Del.ici.us, My Web Yahoo! Agregar página a sus favoritos Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Compartir en Google Bookmarks Compartir en del.ico.us Compartir en My Web Yahoo!
¿Cuánto sabe de la historia de Bogotá?

BogotaMiCiudad.com es el portal de los habitantes de Bogotá, Colombia.
Ofrece servicios de proximidad y de información concreta a quien vive o pasa por la capital de Colombia.
Propone una visión positiva y activa sin embargo realista del diario vivir en Bogotá, Colombia.