Bogotá, Colombia • Domingo, 24 de septiembre de 2017

Madres adolescentes 3. La actividad sexual temprana como sinónimo de estatus social

"Los y las jóvenes hallan en su sexualidad una manera de afianzarse, de encontrar un lugar en el que identificarse, un motivo para hablar y ser admirados, de validar su rebeldía e independencia". Es tan solo una de las conclusiones a las que llega el estudio sobre sexualidad juvenil titulado "Dinámicas, ritmos y significados de la sexualidad juvenil" elaborado por el programa La Casa de la universidad de Los Andes en asocio con el Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la fundación Antonio Restrepo Barco.

Para el grupo juvenil es sinónimo de estatus y de identificación social el mantener una actividad sexual temprana y regular. Aspectos como el riesgo de embarazo y el contagio de enfermedades como el SIDA y las ETS se presentan como realidades ajenas a sus vidas o como riesgos que forman parte del proceso de individuación propios de su desarrollo. Para ellas tener relaciones sexuales con el novio es una forma de legitimar la relación de pareja y afianzar el compromiso, mientras que para ellos es una manera de satisfacer una necesidad natural y de paso demostrar hombría ante los pares, satisfacer la curiosidad y ganar experiencias.

Lo planeado sale mal

Uno de los objetivos principales de la investigación era indagar sobre la actitud de los jóvenes frente al uso de los métodos de anticoncepción. Más aún si tenemos en cuenta los resultados que al respecto ofrece la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, 2000, llevada a cabo por Profamilia.

Adolescentes

Por un lado el estudio demuestra que las mujeres han aumentado el uso de métodos anticonceptivos, se habla de un 77% de mujeres en unión y de un 84% de mujeres no unidas que tienen algún tipo de método para planificar, pero se resalta que por el contrario, la tasa de fecundidad entre las adolescentes, entre 15 y 19 años, ha venido aumentando. Es decir, mientras las mujeres adultas han tomado conciencia de la necesidad de planificar y planear la llegada de los hijos, en caso de optar por la maternidad, las jóvenes siguen accediendo a la maternidad en medio de una situación de ignorancia y desprevención.

Las cifras alarman. El 15% de las adolescentes han sido madres y un 4% están embarazadas por primera vez. Un 19% de adolescentes madres no es para tranquilizarse sobre las dinámicas en las que se mueven los jóvenes alrededor de la sexualidad.

Así pues, se percibe en los jóvenes una actitud renuente frente a la planeación y la planificación de las relaciones sexuales. Se parte de axiomas que indican que el elemento sorpresa forma parte del encanto del momento y para corroborarlos no dudan en afirmar que todo lo planeado sale mal. Planificar implica además, quedar en evidencia ante la familia, y los adultos en general, pero sobre todo supone hablar con la pareja sobre las relaciones sexuales. Y he aquí, precisamente el problema.

Un asunto no tan grave

Aparte de todo no existe una percepción de la maternidad como un asunto grave, sino que se le asocia a una posibilidad de afirmación y de instauración formal de las relaciones de pareja. En espacios sociales donde las posibilidades de educación y los proyectos de vida se reducen al máximo, la maternidad se sigue viendo como un valor fundamental y por lo tanto la mujer madre gana un lugar de reconocimiento en la comunidad. La preocupación, en caso de embarazo, gira sobre la capacidad económica para mantener al hijo y sobre el apoyo de la familia.

Una serie de artículos de Patricia Ayala

Comentarios (0)

Agregar comentario

Compartir en Facebook, Google Bookmarks, Del.ici.us, My Web Yahoo! Agregar página a sus favoritos Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Compartir en Google Bookmarks Compartir en del.ico.us Compartir en My Web Yahoo!
¿Cuánto sabe de la historia de Bogotá?

BogotaMiCiudad.com es el portal de los habitantes de Bogotá, Colombia.
Ofrece servicios de proximidad y de información concreta a quien vive o pasa por la capital de Colombia.
Propone una visión positiva y activa sin embargo realista del diario vivir en Bogotá, Colombia.